Polémica:

La carta de una alumna a su directora por no dejarla ir sin sujetador a la escuela

El sexismo en las escuelas es un asunto de debate desde hace muchos años. Pese a los intentos de establecer una coeducación en la que haya igualdad entre ambos sexos, la mayoría mantienen una educación con un claro predominio de lo masculino y poca presencia de las mujeres, tanto en los contenidos académicos como en las enseñanzas.

Este marcado sexismo también se ve muy presente en los uniformes o el código de vestimenta impuesto por estos centros escolares. Una alumna expulsada de su colegio por vestir una camiseta que se transparentaba y no llevar sujetador. Esto mismo sucedió en un instituto de Inglaterra (Hillview School) el pasado mes de junio. Pero este no ha sido el primer escándalo. Antes, una escuela femenina de Canterbury prohibió a sus estudiantes enseñar lo hombros.

Pese a los continuos reclamos de libertad liderados por las propias alumnas y del aluvión de críticas que recibieron por parte de la prensa y de las redes sociales, aún no se ha puesto fin a este código de vestimenta estricto y arcaico.

Uno de los casos más sonados ha sido el de la Escuela de Secundaria Beaumont, en el sur de California. Remy Altuna, una de sus alumnas, se metió en problemas por no llevar sujetador debajo de su camiseta, una prenda básica de color negro. Una vestimenta que la dirección consideró “inapropiada” puesto que “los demás pensarían cosas malas” sobre ella.

Altuna denunció este nuevo caso de sexismo a través de su cuenta de Twitter con una carta dirigida a su directora y muchos compañeros respaldaron su posición, pero hubo otros que hicieron saltar de nuevo las alarmas. Concretamente, un comentario aseguraba que los chicos “no pueden evitar” mirar a las chicas sin sujetador. Es decir, que según ellos, una mujer debería vestir de manera recatada para que los hombres no se sintieran incomodados.

Este argumento coincide con el que utilizó una de las madres en el caso del instituto de Inglaterra, citado anteriormente, para mostrar su aprobación referente a la expulsión de una de sus alumnas. “Ir sin sujetador podría distraer a los profesionales varones”, declaró a The Mirror.

El caso de las escuelas es totalmente extrapolable a la vida real. Los vemos a diario en los medios de comunicación, cuando aparece una noticia de una mujer que ha sufrido abusos y su verdugo lo achaca a que llevaba un vestuario demasiado provocativo.

Las fiestas de San Fermín son un claro ejemplo de esta problemática. En 2013, una reportera de TVE fue besada por un desconocido en directo y sus compañeros en plató reaccionaron diciendo: “No provoques a ese chico, por favor”. La frontera entre el mero juego y algo más se torna muy difusa. Pero siempre es el mismo contexto y siempre son mujeres.

F/lavanguardia.com
F/@remyaltuna

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


Ir a la barra de herramientas