Dar teta es un acto soberano que proporciona nutrición y economía

Carolina, una joven madre que estaba próxima a dar a luz, coincidió con Laura, madre de dos pequeñas niñas de 1 y 3 años de edad, en una camionetica con dirección a La Candelaria, donde sostuvieron una interesante charla acerca de la Lactancia Materna.

“La verdad es que tengo muchos nervios, es mi primer bebé y la gente dice tantas cosas”, dijo Carolina medio nerviosa y con una media sonrisa en su rostro. Laura, para calmarla un poco le respondió “todas las mujeres pasamos por eso, es normal. Lo que si te recomiendo es que no hagas lo que hice yo con mi primer bebé luego de que la tuve”.

“¿Qué hiciste?”, preguntó Carolina de manera espontánea. “Pues, yo cuando tuve a Génesis, mi primera niña, haciendo caso de lo que mucha gente decía, deseché esa primera leche que producimos, me dijeron que era un líquido antihigiénico”, recordó Laura lamentándose.

Luego, le explicó Laura que ese líquido amarillento y espeso, llamado calostro, secretado por las glándulas mamarias durante de las primeras 24-48 horas, después de haber nacido el bebé, no debe desecharse, ya que contiene muchos nutrientes y factores de defensa que fortalecen el sistema inmunológico del bebé. “¡Es como una vacuna!”, exclamó Laura.

Y es que esta leche, tal como expuso posteriormente Laura a Carolina, tiene las dosis de vitamina A y otros micronutrientes que son necesarios para el infante; “es un purgante natural porque limpia el estómago del recién nacido, así me lo explicó mi médico”, aclaró Laura, “lo protege contra infecciones y otras enfermedades a las cuales las madres somos expuestas.

Carolina estaba impresionada, ya que una tía le había dicho precisamente que unas horas después que pariera, se extrajera leche materna y la desechara, ya que según ella “le hacía daño al bebé”, aunque por pena, no le comentó esto a su compañera de viaje.

Laura, prosiguió comentándole su experiencia y le comentó que cuando tuvo a Gabriela, su segunda niña, la doctora le explicó que la lactancia debe iniciar en la primera media hora después del parto.

Lactancia: primer acto de soberanía alimentaria

Historias como estas se repiten a diario en nuestras ciudades y pueblos, por lo que hoy el Ministerio del Poder Popular para a Alimentación, en el marco de la semana de Lactancia Materna, a través del Instituto Nacional de Nutrición (INN), dedica este espacio a este tema tan importante para la familia venezolana, el cual representa el primer acto de seguridad y soberanía alimentaria.

Pero aparte de los beneficios nutricionales que aporta el calostro al bebé, al igual que la Lactancia Materna exclusiva durante sus primeros seis meses de vida, se le suman las bondades en materia económica para la familia.

Como es bien sabido, la leche materna posee todo lo que el bebé necesita para alimentarse bien y estar sano, lo que permite a la familia ahorrar una cantidad significativa de dinero, ya que no requerirán comprar alimentos procesados, artificiales, los cuales generan gastos que van desde el 25% al 40% del salario de una trabajadora o un trabajador.

Asimismo, es necesario desmontar mitos que rodean al tema de la Lactancia Materna, como que los bebés necesitan beber aguas aromáticas, té y coladas, para fortalecer el estómago o si están enfermos y tienen diarrea, algo totalmente falso, ya que como se ha mencionado anteriormente, la leche materna es el alimento perfecto y más completo que la niña o el niño puedan tener, por lo que no necesitan consumir otros alimentos.

En este sentido, es importante tener en cuenta, que el consumo de fórmulas lácteas genera graves consecuencias en la salud a los infantes, lo que ocasiona para las madres y los padres invertir altas sumas de dinero en consultas médicas, exámenes de laboratorio y medicamentos para curarlos.

Compromiso revolucionario

Garantizar una sociedad de paz, saludable y Buen Vivir, ha sido una de las banderas claves del Gobierno Bolivariano, levantadas por el comandante Hugo Rafael Chávez Frías, legado que dejó a la Revolución Bolivariana que inició hace 17 años.

En este sentido la defensa del derecho de las niñas y los niños, a recibir Lactancia Materna, se ha convertido en un objetivo político del gobierno revolucionario, logrando aumentar en los últimos años la práctica del amamantamiento a un 40% con la promoción de este acto; de hecho, la Ley del Plan de la Patria 2013-2019, plantea aumentar esa cifra a un 70% manteniendo lactancia exclusiva hasta los 6 meses de edad y de forma complementaria hasta los 2 años o más.

Texto: INN

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


Ir a la barra de herramientas